Los meses de julio y agosto las paredes del muelle de Garachico se “tapizan” de chupasangres colorados (Lepadogaster candollei). Con un mínimo de dedicación los puedes ver en parejas o tríos, guarecidos, aunque curiosos, tras los erizos de lima.

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: