La de las tortugas de Armeñime es una inmersión que es siempre bueno repetir de vez en cuando aunque sólo sea una vez al año y el pasado mes de diciembre nos tocó a nosotros regresar. A parte de ver a las famosísimas tortugas, nos llevamos una hermosa sorpresa en el arenal al toparnos con una parejitas de chocos intimando que nos dieron la oportunidad de captar alguna imagen interesante.

A %d blogueros les gusta esto: