Tras finalizar las inmersiones de competición en el NAFOSUB 2015 aprovechamos el sábado libre  para hacer una inmersión y poder ver alguna gorgonia de «las coloridas» de las que nunca había visto. La idea inicial era tirar a Islas Medas para hacer una inmersión en «Pedra de Deu» pero varios compañeros nos recomendaron efusivamente que fuéramos a «Ullastres». Una cadena de montañas submarinas plagas de gorgonias frente a la costa de un pueblecito de la Costa Brava llamado Llafranc.

Reservamos plaza con en el centro de buceo, Barracuda donde nos atendieron divinamente. Hicimos la inmersión Carlos, un servidor y dos buzos que se ofrecieron a enseñarnos la inmersión pues llevaban mucho tiempo buceando en la zona y la conocían de sobra (no me quedé con vuestros nombres pero MUUUUCHAS GRACIAS).

Al llegar a Ullastres tres, la más alejada de costa de las tres montañas submarinas, el barquero nos advirtió que había muuuuucha corriente y de hecho, tuvimos que tirarnos al agua ya agarrados a los cabos de corriente que nos facilitó.

Con la cámara en una mano y el cabo en la otro me costó muchííííííísimo llegar hasta el fondeo, el regulador se me purgaba de vez en cuando y tuve que parar para descansar varias veces pues el brazo comenzó a doler del esfuerzo que tenía que hacer para no safarme del cabo y poder avanzar.

Ya, una vez abajo, y teniendo mucho cuidado de no separarnos de la montaña sumergida, el espectáculo era impresionante. Fue una inmersión cortita (40min), muy exigente y con la cabeza siempre puesta pendiente de la seguridad (mucha corriente, gran profundidad y el avión al día siguiente) pero mereció muchísimo la pena pues quedé contentísimo con la experiencia de bucear en semejante bosque de gorgonias y la fotos salieron casi sin esfuerzo; apretando muchas veces el disparador sin apenas mirar el encuadre.

Es un lugar hermosísimo al que, de seguro, querré regresar!!!!

A %d blogueros les gusta esto: