De muchos es sabido que, algunos años, por el mes de septiembre, se pueden ver mantas diablo comiendo cerca de «La virgen de Los Silos». Pues, a comienzos de ese mismo mes, con todo el optimismo del mundo, un día de película y con el mar absolutamente plato, quedamos un buen grupito de compañeros para echarnos un buceo y poder probar suerte. Mantas vimos pocas, pero amigos y risas… todas la que podíamos necesitar!!!

A %d blogueros les gusta esto: