La semana pasada tocó visita a «Las Chimeneas». Es una inmersión muy próxima a la inmersión de «La Catedral» y consiste en una consecución de arcos y cueva con techos perforados. Un pejeperro nos recibió e insistió en acompañarnos durante todo el recorrido. También nos topamos con varios medregales u con un pequeño banco que picudas de «gran tamaño», pero lo mejor fue poder meternos bajo los arcos que nos brindaron interesantes contraluces.

A %d blogueros les gusta esto: