Como había que seguir practicando ambientes y el mar estaba basante movido por toda la isla, elegimos una visita rápida al pecio de Tabaiba, además Javi aun no lo conocía así que la ocasión pintaba perfecta. Al entrar nos encontramos con unos compañeros que iban a entrenar en apnea sobre el mismo barco, así que nos pusimos de acuerdo para aprovechar la oportunidad y hacer algunas fotitos de los apneistas.

Mi impericia con el flash nuevo me jugó una mala pasada y la primera mitad de la inmersión (la importante) me la pasé disparando con un flash bien y el nuevo a mínima potencia. Era sólo cosa de apretar un botoncito pero no me di cuenta hasta ya casi en la orilla. Mejor ahora que en plena competición!!!

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: