Ya teníamos mono de “macro peludo” así que quedamos con Borboné y un colega más en nuestro paraíso de lo chiquitito: El Porís. Como siembre Adrián anduvo muy ocupado mostrándonos bichitos de esos que normalmente se escapan a nuestra vista.

A la salida de la primera coincidimos con Nuria, Arturo y también con Steven y con Montse Grillo a quien teníamos ya muchas gansas de conocer en persona después de haber seguido de cerca su trayectoria a  través de la bellísimas fotos que publica en fotonatura y en facebook. Pudimos compartir un poco de sidra y garimbas junto con una megabolsa de almendrados que llevaba Carlos en la “calandraca-furgo”: que hambre teníamos y qué bien nos sentaron.

En la segunda, que hicimos Adrián y yo solos, nos topamos con dos hermosísimos caballitos, uno de ellos apenas superaba el tamaño de una mondeda de 2€.

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: