El mar como un plato y una noche perfecta para bucear. Vimos un montón de camarones narvales y también algunos trompeteros (muchos de ellos muertos, upsss). Nos pudimos entretener un ratico con un pejesapo que se enterraba y desenterraba atento a los camarones para echarse un banquete.

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: