Foto del Grupo del día de la chuletada

Y, de vez en cuando, toca colgar el neopreno para poder pasar una agradable tarde con los amigos que el buceo nos presenta. Esta vez al calor de las brasas conversando, comiendo, jugando… en resumen, como diría Punset, “compartiendo la alegría de vivir”.

Que nunca se pierdan estas bonitas costumbres!!

A %d blogueros les gusta esto: