Estaba posponiendo el momento pero ya tocaba estrenar la cúpula. Como no, el sitio perfecto era Garachico pues nos lo conocemos “al dedillo” y teníamos los rincones que retrataríamos más que estudiados. El resultado: un desastre, pero bueno, seguimos aprendiendo.

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: