Lo siento señores, de esta no tengo fotos bajo el agua, pero pongo la inmersión porque fue “mi primera vez”. Aunque las primeras veces no son ni de lejos comparables con las experiencias que luego llegan con el tiempo, la práctica y los conocimientos, uno siempre recuerda con mucho mucho cariño esa primera vez que consigue respirar bajo el agua, que mira hacia arriba y ve el sol penetrando por la superficie y piensa “Ñoj!!!!” o algo incluso más profundo…

Es un lugar idóneo para estrenarse, la playa tiene un rompeolas que te permite entrar y salir con facilidad, la visibilidad era buena y si el día está soleado mucho mucho mejor pues la inmersión es más bonita mirando a superficie que al fondo (un arenal muy parecido, supongo, al de todas las playas).

Volveré algún día y haré alguna fotos aunque sólo sea en apnea y para colgarlas en el blog, y como no, también para poder volver a rememorar ese momento mágico en el que uno se enamora del buceo y en el que dice: “esto tengo que repetirlo como sea”.

[mappress mapid=”25″]

Pin It on Pinterest

Shares
A %d blogueros les gusta esto: